Carmina Hernández

Carmina HernándezComenzar recorrido »

"En la primer serie que expongo, podemos ver Ensos, son círculos que se dibujan de un solo trazo, es un tipo de meditación que hacen los maestros Zen. Significan el todo y el vacío, la unificación. No me hubiera atrevido a realizarlos sin el bondadoso regalo de un pincel bellísimo de bambú que Samo Toan me obsequió motivándome a hacer esta práctica. Al dibujar los Ensos me di cuenta, el trazo sale de ti hacia fuera y luego vuelves a mismo punto para tratar de cerrar el círculo. Es un movimiento sencillo, completo, te une a ti con el todo. Otro elemento del Zen que me fascina es que no tiene que ser un círculo perfecto, si se cierra, bien, si no, también.

En la segunda serie recuerdo a Merleau Ponty en ese juego de espejos, en el que nos conocemos a través del otro o del mundo y tomamos conciencia de ellos por medio de nuestro cuerpo.

Este planteamiento de Ponty, que es tan sensual, (en que nos dice en que en este mundo no hay nada espiritual que no sea percibido a través de nuestro cuerpo), se relaciona íntimamente con la gran sabiduría Zen: de hacernos uno con el otro, con el universo; de unificarnos y ver las cosas tal como son.

Que al fin y al cabo pasamos por esta vida entre las hojas y el viento, no siendo más que como lo dice José Valente: Cuando el amor es gesto y queda..."

Carmina Hernández

 


 

 

 

Fecha de publicación: 04.07.2014